domingo, 6 de julio de 2008

Crítica: Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian

El pasado viernes me dejé caer por mi cine habitual para ver Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian, alentado por el tono oscuro que rezumaba su trailer. Y tras casi dos horas y media de película, sólo puedo decir una cosa: craso error...

El Príncipe Caspian es decididamente una película destinada al público infantil, pero dudo mucho que algún niño pueda llegar a sentirse interesado por una historia tan pesada y mal contada. El guión escrito por Andrew Adamson (también director de la cinta) y Christopher Markus contiene una importante cantidad de lagunas y omisiones argumentales que hacen que la historia sea difícil de seguir y, por lo tanto, aburrida. Además, resulta muy poco creíble que un mundo lleno de seres que supuestamente poseen una gran sabiduría y poder se derrumbe sin la supervisión directa de cuatro mocosos. El resto de la película resulta tan ridícula como esta premisa.

En cuanto a las actuaciones, nada destacable. A los cuatro hermanos de la primera entrega se les suma ahora el príncipe Caspian (Ben Barnes), personaje con un carisma similar al de una acelga y que acaba por resultar odioso, todo lo contrario a lo pretendido. La parte adulta del reparto, con el rey Miraz (Sergio Castellitto) a la cabeza, tampoco mejora el resultado: ofrecen actuaciones muy poco convincentes, dejando bastante claro que ni ellos mismos se creen demasiado los papeles que interpretan.

El único punto positivo de la cinta recae en el diseño de producción y los efectos especiales, muy trabajados y que resultan realmente espectaculares en pantalla. Sin embargo, sus virtudes técnicas no bastan para cubrir una base argumental vacía, repleta de escenas que buscan la lágrima fácil, manidos discursitos previos a la batalla y peleas que, por largas, resultan tremendamente aburridas.

En resumidas cuentas, Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian viene a demostrar una vez más que el cine de fantasía protagonizado por niños es un subgénero bastante prescindible, sobre todo si viene de mano de la Disney. Una película para ver y olvidar, o mejor aún, para no ver. Avisados quedáis...

5 comentarios:

Garnabiel dijo...

jjeej
la verdad
esq no tengo mucha aficion por esa pelicula pero por la de hulk
q puedo decir
me encanto
en comparacion con la anterior q la verdad no me gusto demasiado
pero weno
creo q el gag mas mitico fue cuando se miraba en un peqeño rayo de luz los ojos verdes de bruce brilando apunto de convertirse en hulk
jeje
y bueno poco mas y tmb qeria decir q es una lastima lo de Stan Winston
yo quiero ver como quedara terminator 4 que era una de las peliculas en las q el estaba trabajando,, una verdadera lastima

vengaa
un abrazu
un muy interesante blog
^^

deww

DeKaRd dijo...

Yo la vi con el amigo kike y creo que estaras de acuerdo conmigo en que... "Mi Madre era una Enana Negra del Norte" jejejeje

ObiDantenobi dijo...

Yo la verdad que ni ganas de verla. Empecé a ver la primera con algo de atracción, la niña pequeña entró al mundo de Narnia y en aproximadamente cinco minutos... apagué la televisión. Con esta ni voy a experimentar. Bravo por el blog!

sofia martínez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sofia martínez dijo...

La historia es entretenida, definitivamente es una de las películas que son buenas para pasar la tarde, pero qué mal que ya no estén todos los actores de la primera parte.