martes, 30 de septiembre de 2008

Crítica: Tropic Thunder

Tras la divertidísima Zoolander, Ben Stiller vuelve a ponerse tras la cámara en Tropic Thunder, nueva comedia escrita por él mismo junto a Justin Theroux. El resultado: quizás la mejor comedia de la década.

Si Zoolander era una divertida crítica al mundo de la moda, Tropic Thunder es una ácida parodia del star system y del corporativismo del Hollywood actual. Llena de gags desternillantes, diálogos de los que crean escuela y, sobre todo, un humor mucho más corrosivo y gamberro que al que nos tiene acostumbrados Ben Stiller.

Sin duda uno de los mayores atractivos del film radica en su reparto, ya que además de Stiller protagonizan la cinta Robert Downey Jr. y Jack Black. Todos ellos realizan una labor soberbia, aunque posiblemente el trabajo más destacado sea el de Downey Jr. con su interpretación de Kirk Lazarus, sin duda el personaje más gracioso de todo el plantel. Además, junto al trío protagonista nos encontramos con un nutrido grupo de estrellas en papeles secundarios y cameos, como Nick Nolte, Matthew McConaughey, Jon Voight, Tobey Maguire y Tom Cruise en el papel más divertido de su carrera, con bailecito incluido.

En una película como esta, no podían faltar los efectos visuales. Tropic Thunder contiene en su metraje explosiones, tiros y golpes para aburrir, todos ellos muy bien filmados y montados. El maquillaje también juega un papel esencial, tanto para representar algún que otro miembro cercenado como para dejar irreconocibles a Downey Jr. y a Cruise.

En definitiva, Tropic Thunder es una de esas comedias que realmente hay que ver. Llena de gags y chistes varios, con un reparto espectacular y con mucha, muchísima mala leche. Hablando en plata, un descojone de película. Os la recomiendo.